LUIS OLASO · MEDOUSA

 

MEDOUSA es la primera exposición individual del artista Luis Olaso en Madrid.

Medousa o Medusa (en griego antiguo Μ έδ ουσ α Médousa, ‘guardiana’, ‘protectora’) era un monstruo ctónico femenino, que convertía en piedra a aquellos que la miraban fijamente a los ojos. Desde Sigmund Freud con su articulo Das Medusenhaupt (‘la cabeza de Medusa’), en el que sentó las bases para un cuerpo de críticas sobre el monstruo, pasando por las corrientes feministas de principios del siglo XX, las interpretaciones del mito de Medusa han sido muchas y muy numerosas. También en el arte y la moda ha sido inmortalizada como símbolo o representación del poder y sabiduría femenina.

Esta exposición tiene como leitmotiv el rostro humano, como elemento capaz de definir la identidad del ser, tanto en su ausencia (en las pinturas) como en su presencia (en los maniquíes). Se pretende hacer una reflexión sobre el rostro; la cara desde la imaginería religiosa hasta la publicidad actual actúa como reclamo universal, sin embargo en la obra de Olaso los cuerpos, mayoritariamente femeninos, son retratados sin cabeza y al contrario de lo que se pueda pensar inicialmente, esta ausencia no resta dramatismo o identidad a las figuras, si no que nos hace ver que el retrato es algo más intrínseco al interior humano que físico o morfológico.

La propuesta de instalación “Mujer sin nombre, diálogo” se apoya en la anestesia emocional del arte pop (mediante el uso de un maniquí, estereotipo impersonal por excelencia y símbolo de la industria y el consumo) para pervertirlo y dotarlo de carácter personal y expresivo.    La instalación consta de dos elementos principales. La obra pictórica bidimensional, una pintura al óleo de marcado carácter expresivo en la que se muestra un cuerpo femenino al cual se le ha arrebatado el principal elemento que define la identidad del ser: El rostro. Por otro lado, su elemento antagónico y al mismo tiempo complementario: Un maniquí. De esta forma, estaríamos dotando al rostro (neutro y sin facciones) del maniquí de la carga identitaria y expresiva que los movimientos artísticos, como la transvanguardia Italiana, reivindicaron e hicieron presente frente al arte frío y aséptico.

 

OBRAS

Hombre sin título 2,  2016

Óleo sobre lienzo

140 x 100 cm

 

Maniquí de mujer,  2017  

Óleo sobre lienzo

130 x 100 cm

 
Mujer sin nombre,  2016 Óleo sobre lienzo 170 x 130 cm

Mujer sin nombre,  2016

Óleo sobre lienzo

170 x 130 cm

 
Blanco y negro, figura ausente  2017 Óleo sobre lienzo 170 x 150 cm

Blanco y negro, figura ausente  2017

Óleo sobre lienzo

170 x 150 cm

 
 

Alegoría de la espera,  2016

Óleo sobre lienzo 

170 x 150 cm

 

Hombre sin título,  2016  

Óleo sobre lienzo

130 x 100 cm

 
Autorretrato como mujer metafísica,  2016 Óleo sobre lienzo 170 x 130 cm

Autorretrato como mujer metafísica,  2016

Óleo sobre lienzo

170 x 130 cm

 
Blanco y negro, figura ausente2016 Óleo sobre lienzo 170 x 150 cm

Blanco y negro, figura ausente2016

Óleo sobre lienzo

170 x 150 cm